Tuve una novia borderline

borderline

Tuve una novia borderline y espero que esta confesión sirva de algo para alguien.

 

Borderline en primera persona

Quince años después, con un poco más de información al respecto, me doy cuenta de que mi novia de la preparatoria padecía lo que los especialistas llaman trastorno de la personalidad limítrofe.

 

Me explico con detalles. Nos hicimos novios un 14 de febrero de X año y hasta ahí la felicidad. Lo difícil comienza cuando noto sus súbitos y constantes cambios de humor. De la alegría más desbordante (se podría decir euforia) pasaba a una tristeza que la hacía expresar frases como “tú no lo entenderías”, “preferiría estar muerta” y “estoy muy sola”.

 

Al principio pensé que esto era una inclinación zodiacal (tonto de mí) o una pose decadente, mas, ¡qué equivocado estaba!, pronto descubrí que algo en ella funcionaba de manera diferente.

 

Una noche de verano intentó suicidarse con barbitúricos. Fue una odisea de ambulancias, médicos, hospitales, enfermeras, camilleros, guardias y finalmente de buena suerte, porque los médicos lograron desintoxicarla a tiempo. Pero la sonda que utilizaron dañó sus cuerdas bucales.

 

Ya calmadas las aguas de esta tormenta, comienzo a profundizar en su entorno, el cual podría resumirse en dos palabras, superstición y abandono. Creció en una familia que en lugar de acudir al médico o informarse bien, rezaba o se abandonaba a su suerte (vaya que me llevaron a conocer los límites de mi paciencia: tenían todos los prejuicios habidos y por haber).

 

Limítrofe

En lo que respecta a ella, un día era su héroe (“eres lo mejor que me ha pasado en la vida”) y al otro me detestaba sin que yo le hubiera dado motivos para hacerlo. Entonces éramos muy jóvenes y yo creía que eso era pura inmadurez, pero ahora lo veo claro: debí encaminarla a que se hiciera un diagnóstico. A que se tratara.

 

Después cortó abruptamente nuestra relación, pero, por algún complejo de héroe, por un recóndito lazo de amor, e, incluso, por algún masoquismo soterrado, no le perdí el rastro.

 

Un rosario de barbaridades y autocastigos. Novios violentos que la enredan en desventuras, toxicomanía, problemas con la ley, encierros en el Zapote (hospital psiquiátrico) y finalmente, una muerte prematura (27 años) en una situación del todo ambigua. Ojalá antes de todo esto me hubiera informado mejor, tal vez hubiera hecho más por ella.

 

Fuentes

Blanco, E. , (2021).  “Cómo ayudar a una persona con Trastorno Límite de la Personalidad”. Persum, Clínica consultado el 24/06/2021 de https://psicologosoviedo.com/como-ayudar-a-una-persona-con-trastorno-limite-de-la-personalidad/

El Informador (2016). “Trastorno limítrofe de la personalidad ve en aumento”, rescatado el 24/6/21 de https://www.informador.mx/Suplementos/Trastorno-limitrofe-de-la-personalidad-va-en-aumento-20160205-0151.html

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *