Rasgos característicos del comportamiento pasivo-agresivo  

pasivo agresivo

Descubre cómo identificar a una persona con comportamiento pasivo-agresivo.

 

Abuso emocional pasivo-agresivo

Algunos estudios en el campo de la psicología de la personalidad incluyen la agresividad como un rasgo inherente en perfiles clínicos como el narcisismo.

Por lo regular, la agresividad es expresada de manera física siendo visible. No obstante, la agresividad se manifiesta de diversas formas, por ejemplo, el abuso emocional pasivo-agresivo.

De acuerdo con el médico especialista en las adicciones, Daniel Hall-Flavin quien escribe para el portal Mayo Clinic (sitio web dedicado a la investigación y la práctica clínica) lo define de la siguiente manera:

“El comportamiento pasivo-agresivo es un patrón de expresar indirectamente los sentimientos negativos en lugar de referirse a ellos abiertamente. Hay una desconexión entre lo que la persona con trastorno pasivo-agresivo dice y lo que hace”.

¿Conoces la “ley del hielo”? Consiste en que una persona suspende la comunicación verbal de forma deliberada; el silencio se convierte en una manera de reflejar desacuerdo entre pares.

Si el ejemplo anterior te suena conocido o alguna vez lo has vivido entonces has sufrido de agresividad silenciosa o como los expertos lo llaman, abuso emocional pasivo-agresivo.

Este tipo de abuso es muy común y es una muestra de la incapacidad de comunicar de manera abierta los sentimientos negativos hacia otras personas.

Los especialistas en salud mental concuerdan en la existencia de algunos rasgos psicológicos y comportamientos habituales en personas pasivo-agresivas.

Tal y como lo expone un estudio de la Universidad Estatal de Indiana. En la publicación los investigadores definen los rasgos más característicos de una persona con comportamiento pasivo-agresivo.

 

Rasgos característicos del comportamiento pasivo-agresivo

  1. Resistencia y ambigüedad

En este supuesto una persona se mostraría de acuerdo con aquello que le ordenan o sugieren actuando de buena gana, sin embargo, más adelante la persona se portaría de forma contraria a la buena voluntad demostrando un carácter de ambigüedad.

  1. Falta de cooperación

El sentido de ayuda no figura en una persona pasivo-agresiva. Suelen expresar enfado hacia las tareas que exigen colaboración. Otro rasgo característico es que se sienten incomprendidos por los demás de modo que adoptan una actitud de renuencia.

  1. Oposición y rechazo

La persona pasiva-agresiva tiene dificultades para reconocer cualquier tipo de autoridad dado que no consideran las reglas como algo importante para la convivencia. Ante esto las personas pasivo-agresivas manifiestan desobediencia e inadaptación en las relaciones sociales.

No existe una fórmula exacta para hacer frente a este tipo de comportamientos. Los expertos (psicólogos) señalan que la estrategia más efectiva para lidiar con una persona pasivo-agresiva es ignorarla, mantener distancia y tener el mínimo contacto con esa persona.

En medida de que sepamos reconocer la agresividad silenciosa en otra persona (o incluso en uno mismo) es como sabremos actuar siendo tranquilos y empáticos.

 

Redacción Yo Dependo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *