Nadie debe sentirse culpable

sentirse culpable

No puedes enfrentar a un adicto diciéndole que no tiene fuerza de voluntad. Es una enfermedad incurable. Ni los ruegos, ni las amenazas lograrán hacer nada por cambiar su deseo incontrolable y obsesivo por la bebida. No les importa el hecho de que su enfermedad afectará su estudio o su trabajo. El dependiente miente para salvarse de las consecuencias por faltar a sus obligaciones, incluso su familia llega a mentir por él. Todos se vuelcan en resolverle la vida. Pero nadie debe sentirse culpable por no salvarlo de las consecuencias de sus acciones.

Grupos de familias Al-ANON

One thought on “Nadie debe sentirse culpable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *