Las cuatro etapas del alcoholismo

4 etapas del alcoholismo

Elvin Morton autor de “La enfermedad alcohólica” quien fue fisiólogo, bioestadístico e investigador sobre el alcoholismo afirma y explica que existen cuatro etapas en el desarrollo de alcoholismo. Conoce de qué se trata.

 

Ocio y alcohol

Desde tiempos antiguos las celebraciones en casi todas las culturas del mundo se complementan con la ingesta de alimentos y bebidas a modo de ritual.

Como sabemos, el alcohol es una bebida característica de las reuniones, sean familiares, de amistad, de trabajo o de ocio.

Parte de nuestras costumbres, hábitos y cultura como mexicanos es consumir bebidas embriagantes; esta es una forma de relacionarnos y convivir.

Muchas veces la costumbre de beber alcohol en reuniones no resulta ser un signo de alerta ya que normalizamos esta conducta. No obstante, el aumento de la cantidad y la frecuencia con la que se consume alcohol son las primeras señales de alarma.

Por ello, Elvin Morton autor de “La enfermedad alcohólica” quien fue fisiólogo, bioestadístico e investigador sobre el alcoholismo afirma y explica que existen cuatro etapas en el desarrollo de alcoholismo.

etapas del alcoholismo

Las cuatro etapas del alcoholismo

El proceso de una adicción se da de forma paulatina; en el transcurso suelen presentarse signos y síntomas que caracterizan la evolución de la adicción.

En el caso de alcoholismo las cuatro etapas estimadas son las siguientes: fase prealcohólica, fase prodrómica, fase crítica y fase crónica.

 

Fase pre alcohólica

Esta etapa se caracteriza por la ingesta de alcohol de forma recreativa, que por lo general es de modo social. Como mencionamos anteriormente, las reuniones son una manera común aliviar tensiones a través del consumo bebidas embriagantes. En esta fase inicia el aumento de la cantidad y frecuencia con la que se bebe.

Fase prodrómica

También conocida como etapa de alcoholismo temprano o inicial, esta fase se distingue por el incremento de interés por consumir alcohol. Aparecen síntomas como amnesia, ansiedad, lagunas mentales y la negación de tener un problema con la bebida.

 

Fase crítica

Una vez iniciado el consumo, la persona es incapaz de parar de beber. Se manifiesta la falta de control, existen cambios anímicos motivados por la recompensa del placer. Comienza a afectar las relaciones interpersonales en la esfera familiar, laboral y círculo cercano. Las consecuencias en la salud son visibles y el deterioro físico y anímico del individuo decae.

Fase crónica

Llegado a esta fase se hace presente la enfermedad por alcohol y las consecuencias son irreversibles. Se caracteriza por el grave desgaste físico, psicológico y emocional de la persona causando problemas de todo tipo.

La importancia de estar atentos y conocer los detalles de las cuatro etapas del alcoholismo será la mejor herramienta para hacer frente ante un posible desarrollo de adicción.

Si consideras que alguien cercano a ti tiene un problema con la bebida, no dudes en platicarlo con esa persona y consultarlo con los expertos. Yo Dependo, somos una comunidad digital dedicada a prevenir y combatir las adicciones.

 

 

Por Leo Morquecho

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *