La Oración de la Serenidad para el diario vivir, segunda parte

oración de la serenidad

La Oración de la Serenidad como herramienta de apoyo para salir de las adicciones. En nuestra segunda entrega del podcast Yo Dependo platicamos sobre la importancia de la fe y la oración.

 

La Oración de la Serenidad para el diario vivir, segunda parte

“Dios, concédeme la Serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el Valor para cambiar las cosas que no puedo cambiar y la Sabiduría para conocer la diferencia; viviendo un día a la vez; aceptando las adversidades como un camino hacia la Paz” (Niebhur,1934).

Una parte importante en el tratamiento de las adicciones es la voluntad de querer cambiar. Para Memo, (nuestro invitado al podcast) “la oración de la serenidad para el diario vivir” ha sido la clave para salir adelante de las adicciones.

“Día a día la oración me ha ido rescatando; yo pronunció la oración no menos de veinte veces al día”, es lo que nos comparte Memo.

La fe y las palabras como motor de cambio son los pilares de una oración. Para Memo, la fe ha sido un soporte en la búsqueda de serenidad en su vida.

“Yo trato de decir, de rezar, de sentirla para que me funcione y que efecto va teniendo, me va ayudando a mis pensamientos y a mis emociones. La oración hace en mí una seguridad y confianza”.

La paz interior viene acompañada de una serie de pasos y cambios que nosotros mismos debemos provocar. La Oración de la Serenidad es un ejemplo de cómo depositar la fe en el poder de las palabras.

Continuando con la plática de nuestro podcast Memo nos comparte más de su experiencia con la ayuda que le brindó la Oración de la Serenidad.

“Para mí es como entrar en sanación y armonía, cuando se me presentan situaciones adversas las tomo y el resultado será siempre de Dios; haz tu pequeña parte”.

Para concluir, nuestros invitados resaltan el poder que tiene la oración como apoyo para superar las adicciones e invitan a reflexionar y abrir la parte espiritual que tiene cada persona.

 

Por Yo Dependo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *