Doom Scrolling: una adicción a la catástrofe

¿Qué es doom scrolling? La adicción a las redes sociales ahora va más allá: la tragedia constante no solo es peligrosa, sino adictiva.

 

Es tarde y ya estás listo para dormir, con todas las luces apagadas excepto una, la de la pantalla del celular. Ahí revisas Facebook o Twitter compulsivamente, leyendo las últimas noticias negativas que están sucediendo en el mundo. No puedes dormir y a la mañana siguiente despiertas sin energía. Pero continúas leyendo, una nueva catástrofe cada refresh, durante todo el día, todos los días. No puedes parar. Eso es “doom scrolling”.

Deja de hacer doom scrolling ahora mismo

Aunque ya hemos hablado de la adicción al Internet y las redes sociales, hay una variante muy específica y especialmente dañina que ha tomado impulso en 2020, y con mucha razón: el doom scrolling, la adicción a las noticias y las catástrofes.

Este año, las malas noticias no faltan: desde el inicio de la cuarentena y el distanciamiento social gracias a la pandemia del COVID-19, nuestras opciones de entretenimiento se han visto muy reducidas. Lo cual nos hace propensos a la navegación sin fin de las redes sociales. 

El problema es que los feeds están invadidos continuamente por una sucesión continua de tragedias, catástrofes y malas noticias, entregadas directamente a nosotros. ¿Pero por qué se crea esta adicción? ¿Cómo puede ser que una persona se haga adicta a algo que causa tanto estrés y ansiedad a diario?

Justo ahora, la gente está viviendo en una época sin soluciones fáciles, un momento con cientos de “hechos” contradictorios en un panorama que cambia a diario, lo cual provoca un gran peso cognitivo que demanda darle sentido a esto. Pero no hay una narrativa que nos ayude”, indica la revista Wired. “Esto solo incrementa el estrés y ansiedad que ya estamos sintiendo.

Y es que, como seres humanos, evolutivamente estamos más afinados a ponerle atención a las malas noticias como parte de nuestros instintos de supervivencia; entre más enterado estés de los problemas, más nos preparamos para actuar. ¿Pero cuando las noticias no ofrecen un camino de acción obvio y continúan llegando?

doom scrolling

Hoy, lo único que tenemos para hacer binge-watch es el colapso del mundo en una crisis. La llave de la información está abierta y no se detiene. Tiene “temporadas” ilimitadas y la promesa de una respuesta, y quizá de una buena noticia, siempre parece estar a un clic de distancia. Pero no es así.

¿Y qué se puede hacer al respecto?

Ansiedad, estrés, insomnio, depresión y desesperanza son algunos de los síntomas que caracterizan al doom scrolling. Lo cual pone una carga masiva en nuestra salud mental y bienestar psicológico. Por ello, el primer paso siempre es considerar si nuestra presencia en las redes sociales vale la pena.

Desactivar nuestras cuentas de Twitter, Facebook o Instagram es siempre el primer paso para tratar de retomar el control de nuestros hábitos digitales, y con el doom scrolling, esto es más importante que nunca. Sin embargo, como ya lo mencionamos, en tiempos de aislamiento social, estas mismas redes son el único punto de contacto de cientos y cientos de personas. ¿Qué hacer ahí?

Utiliza las herramientas que las redes te ofrecen. Twitter, quizá la plataforma más propensa al doom scrolling, tiene herramientas para bloquear ciertas palabras clave y contenidos en nuestros feeds, lo cual puede ayudar a atenuar las malas noticias. Sin embargo, Facebook e Instagram no ofrecen una herramienta equivalente, por lo que…

Es válido bloquear. Sitios de noticias, personas y otras cuentas que te hagan propenso a la ansiedad no son necesarias en estos tiempos de inestabilidad, por lo que te recomendamos bloquear todo aquello que te produzca estrés o depresión. No necesitas dar explicaciones ni justificarte. Lo importante es tener un feed limpio que no ponga en peligro tu salud mental.

Busca espacios en línea seguros. Si necesitas comunicarte con un grupo pequeño de personas, hay muchas opciones fuera de las redes sociales para comunicarte y permanecer en contacto, como los servidores de chat en Discord o las conversaciones compartidas en Zoom. Así también los foros de ayuda y tablones donde esta información constante está regulada. Hay mucho más en internet que las noticias constantes.

doom srolling

Estar informados de lo que sucede es importante, pero cuidar nuestra salud mental es el doble de prioritario. Recuerda, el doom scrolling es una actividad compulsiva, y si reconoces esta práctica en ti, o en alguien cercano, buscar ayuda es prioridad. Utiliza tus redes con responsabilidad. ¡Cuídate y cuidémonos!

Por Sergio A. Martínez

Referencia

Watercutter, A. (2020). “Doomscrolling Is Slowly Eroding Your Mental Health”. Wired. Estados Unidos. Recuperado el 29 de julio de 2020 de: https://www.wired.com/story/stop-doomscrolling/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *