Diferencia entre abstinencia y sobriedad

sobriedad

Una de las diferencias entre abstinencia y sobriedad radica en que una es un paso para la otra.

 

Abstinencia y sobriedad

La mañana del 22 de abril del 2020 experimenté una misteriosa revolución espiritual que me ganó para la sobriedad. Hasta entonces había vivido en la indiferencia, la confusión y la insolvencia emocional y monetaria.

 

Hablando en términos llanos, la diferencia entre abstinencia y sobriedad radica en que una es el paso para la otra. Pero mientras que la primera es no beber, la segunda es un despertar a las posibilidades, una forma de ver y entender las relaciones personales y sociales en general.

 

La sobriedad con frecuencia también es utilizada no solo con un cambio de actitud, sino en relación a la templanza y moderación. La abstinencia se realiza en cumplimiento de un precepto o voto especial.

 

Ahora bien, uno puede dejar de lado el consumo de drogas o alcohol por un determinado lapso, pero si las actitudes negativas y destructivas que estas paliaban (o acrecentaban) de pronto se acentúan, estamos ante algo que se conoce como “borrachera seca”.

 

Algunos psicólogos definen a la borrachera seca como una forma de neurosis, por tanto, pasar de un estado a otro no tiene que ver solo con el hábito, sino con la actitud de vida. Desde luego, un salto de la abstinencia a la sobriedad no viene de un día para otro como si fuera la milagrosa conversión de la que habla la literatura católica edificante.

 

La sobriedad tiene que ver con ajustar nuestras vidas a determinados valores, a una ética personal, a permitirse ser ayudado por Dios o si se prefiere, por una fuerza mayor a nosotros. La sobriedad por sí misma es un valor que nos enseña a administrar nuestro tiempo, dinero y energía. Nos socorre a mejor gestionar nuestras emociones.

 

La lóbrega existencia en la que nos sumen el alcohol y las drogas, en sobriedad de pronto se vuelve una ascesis ─una liberación del espíritu o la actitud por medio de la disciplina─ que al mismo tiempo nos devuelve las ilusiones y nos prepara para nuevos combates.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *