La adicción a los carbohidratos

adicción a los carbohidratos

De acuerdo a un grupo de investigadores la adicción a los carbohidratos simples es tan fuerte como a la del alcohol.

 

Carbohidratos simples y compuestos

Un par de académicos del instituto tecnológico de Massachusetts en los años setenta del siglo pasado aportaron pruebas de que la “comida chatarra” causa adicción.

 

De acuerdo con ellos los carbohidratos ─especialmente los simples─ tienen un efecto en la neurotransmisión, específicamente sobre la serotonina y su precursor el aminoácido triptófano.

 

Dicho en otras palabras, las pizzas, hamburguesas, donas, roles de canela, pan blanco, papitas, refrescos, nachos, salchipulpos, pasteles y compañía generan una fuerte dependencia.

 

Otros investigadores son más radicales: comparan el impulso por comer alimentos llenos de azúcar refinada, sal y grasa con el de beber alcohol. Un grupo de investigadores más argumentan que hacen falta más estudios al respecto para decir concluyentemente que esto es un hecho científicamente probado.

 

Aunque aún hay más por descubrir entre el comercio entre comensales y alimentos procesados, lo cierto es que sea por falta de disciplina, desinformación o por reacciones químicas, comerlos en exceso desencadenan un rosario de malestares.

adicción a los carbohidratos

Qué pasa cuando le bajamos a los carbohidratos simples

 

  • Cuando se le baja comenzamos a quemar grasa, especialmente la acumulada en los que los españoles llaman la “michelín” (por un muñeco hecho de llantas).

 

  • Se siente menos hambre.

 

  • El vientre comienza a aplanarse.

 

  • Disminuye, naturalmente, el riesgo de desarrollar diabetes.

 

Como proporcionan energía, la cantidad de hidratos recomendada por especialistas es de aproximadamente unos 50 gramos al día. Ni tanto que queme al santo y ni tanto que no lo alumbre. Una taza de harina de avena y una mitad de banana es todo lo que se necesita para llegar a ese total.

 

Por último, la nutrióloga de nuestro equipo nos comenta que si tomas más hidratos de carbono (de cualquier tipo) de los que requieres para tu uso inmediato, el cuerpo guarda el excedente y lo almacena en el hígado o bien lo convierte en grasa.

 

Fuentes

Carbohidratos: cómo pueden formar parte de una alimentación saludable, Mayo Clinic

 

Juan Carlos Cruz

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *